Cómo enviar una carta paso a paso

Cómo enviar una carta paso a paso

Si necesitas o quieres escribir una carta, independientemente si es por motivos personales o si es de carácter oficial, debes saber que al momento de enviar una carta es preciso seguir un simple proceso que vamos a estar explicando en este artículo.

Y es que, aunque muchos creen que después de escribir una carta solo tienen que colocarla dentro del buzón y/o llevarla a Correos para poder enviarla a su destinatario, la verdad es que resulta necesario llevar a cabo una serie de pasos dependiendo, especialmente, del contenido de la carta.

De igual manera, resulta esencial tener presente el proceso a seguir para poder preparar la carta antes de realizar su envío, el cual permitirá garantizar que la misma pueda ser recibida por su destinatario sin ningún tipo de inconveniente.

En este sentido, aunque en el pasado el enviar cartas se trataba de algo bastante común, lo cierto es que hoy en día supone una práctica que ha sido sustituida tanto por los correos electrónicos como por los mensajes de texto enviados desde el ordenador o el móvil, respectivamente.

Por lo que si jamás has enviado una carta o si no tienes la certeza de cómo hacerlo, no dejes de leer esta guía donde lo explicamos.

¿Qué pasos debes seguir al momento de enviar alguna carta?

En general, se puede decir que el proceso de envío de cartas se encuentra compuesto por dos fases: la preparación de la carta y el envío propiamente dicho.

Por eso, si estás considerando enviar una carta, a continuación te presentamos los pasos que tienes que seguir:

¿De qué forma se prepara la carta?

  • Como ya señalamos, antes de realizar el envío de una carta, resulta preciso que te asegures de preparar correctamente su envío. En este caso, es necesario que lleves a cabo lo siguiente:
  • Al terminar de escribir la carta que deseas enviar, tienes que escoger algún sobre dentro del cual colocarla. Para hacerlo, debes tener en cuenta que actualmente se pueden encontrar sobres de distintos tamaños, sin embargo, lo más común es usar sobres tipo “standard”. 
  • En el caso de las cartas personales, tienes la opción de apostar por el típico sobre de color blanco, y al tratarse de cartas oficiales, lo mejor será optar por sobres rectangulares que cuenten con una “ventana” que permita ver el nombre de la persona que remite la carta.
  • En relación con la dirección, tienes que asegurarte de escribirla en la parte delantera del sobre, comenzando por el nombre y apellidos, seguidos de la dirección y el código postal.
  • En la parte posterior del sobre, tienes que colocar tu nombre y apellidos, junto a tu dirección, o dicho de otro modo, debes escribir los datos del remitente.
  • Finalmente, tendrás que colocar un sello, el cual podría ser no solo para envío nacional, sino también internacional (es decir, cartas enviadas al extranjero), según sea el caso.

Enviar la carta

Cuando la carta este finalmente dentro del sobre y el mismo se encuentre correctamente identificado con los datos que mencionamos previamente y el sello, entonces será momento de colocarla dentro de un buzón de correos o incluso de acudir directamente a alguna oficina de correos, donde podrías asesorarte si llegaras a tener cualquier duda.

Por ejemplo, ¿un envío nacional tiene el mismo precio que uno hacia el extranjero? En este caso, considerando que ambas opciones requieren un sello diferente, resulta evidente pensar que no tienen el mismo precio.

Aparte de eso, está el hecho de que quieras que tu carta llegue a través del correo ordinario o que sea enviada por correo exprés y dependiendo de la alternativa que selecciones, el envío tardará un mayor o menor tiempo.

De igual manera y para terminar, cabe mencionar que en caso de querer enviar alguna carta destinada a un departamento oficial, lo más recomendable suele ser que la envíes con acuse de recibo.

En otras palabras, con un servicio donde el destinatario tiene que firmar un recibo el cual después te será entregado, a fin de que tengas la certeza que tu carta fue enviada y entregada, teniendo así la oportunidad de prevenir posibles inconvenientes.

Deja una respuesta