Funciones del sistema nervioso simpático

Funciones del sistema nervioso simpático

En aquellas ocasiones en las que suelen presentarse situaciones alarmantes y/o que causen temor, el cuerpo humano reacciona a través del sistema nervioso simpático, el cual se encarga de alterar distintas partes del organismo; haciendo que se aceleren los latidos del corazón, se agite la respiración y la boca se seque, se dilaten las pupilas, los músculos reciban mucha más sangre y los esfínteres se contraigan.

Cada una de estas acciones del cuerpo, se produce de forma totalmente inconsciente y buscan prepararlo para el momento de la acción, si llegará a ser preciso; por lo que es necesario señalar que, todas esas respuestas del organismo humano, se encuentran controladas directamente mediante el sistema nervioso autónomo, en específico, por el llamado sistema simpático.

¿En qué consiste el sistema nervioso simpático?

El sistema nervioso simpático se caracteriza por tratarse de una de las ramas que conforman el sistema nervioso autónomo; el mismo destaca por encargarse de controlar tanto las reacciones como los reflejos viscerales.

Cabe mencionar, además, que este sistema neuronal se distingue por ser autónomo y encontrarse formado, a su vez, por otros 2 sistemas: el sistema entérico y el parasimpático.

De igual manera, es preciso decir que el sistema simpático se encuentra conformado por una cadena de ganglios, los cuales se encuentran dentro del bulbo raquídeo y están conectados tanto con la médula espinal como con el resto de los demás órganos.

¿En qué consiste el sistema nervioso simpático?

Y justamente allí, están las neuronas conocidas como preganglionares y postganglionares.

El principal propósito o función del sistema simpático, consiste en preparar el organismo con el fin de que sea capaz de responder rápidamente frente a cualquier clase de estimulación externa que pueda presentarse.

Así, se encarga de causar procesos que suelen consumir enormes cantidades de energía con la finalidad de garantizar la supervivencia.

En el caso del sistema parasimpático, su función se trata de llevar a cabo aquellos procesos que representan un ahorro energético para el organismo; mientras que el sistema entérico tiene como propósito el gestionar usualmente el tubo digestivo.

En conclusión, mientras el sistema nervioso simpático se encarga de preparar el organismo frente a posibles situaciones extremas, dando lugar a la reacción de huida/lucha, el sistema parasimpático se encarga de conseguir un equilibrio homeostático para lograr que el organismo se mantenga en un óptimo estado de funcionamiento.

¿Cuáles son las funciones que el sistema nervioso simpático lleva a cabo?

De modo que se puede decir que, las funciones principales que tiene el sistema simpático consisten, en acelerar las funciones propias del organismo al mismo tiempo que lo prepara para accionar de manera rápida frente a cualquier posible amenaza.

Así, al ser capaz de provocar la dilatación pupilar o midriasis, el sistema simpático causa un reflejo ocular que ayuda a conseguir una capacidad visual mayor dentro de espacios oscuros.

Cabe mencionar que este se trata de un proceso totalmente automático y, en consecuencia, también inconsciente, el cual se produce de forma frecuente, sin importar la importancia que pueda tener el objetivo.

Del mismo modo, este sistema es capaz de alterar la circulación cardiovascular, generando un incremento de la frecuencia cardíaca que, a su vez, aumenta el ritmo con el que tanto el oxígeno como los nutrientes son enviados hasta el torrente sanguíneo.

Dicha acción se encuentra especialmente dirigida a los músculos, con el fin de prepararlos para la acción.

Por último, también suele causar dilatación pulmonar, ya que en aquellos momentos donde el sistema nervioso simpático se encuentra en funcionamiento, los pulmones comienzan un proceso de bronco-dilatación, a través del cual buscan obtener una mayor cantidad de oxígeno y de esta forma, poder mejorar el sistema de aprovisionamiento de dicho recurso.

Deja una respuesta